¿Qué diferencia hay entre ayer y hoy?

martes, 1 de enero de 2008

Sin ánimo de herir sensibilidades ni de inspirar una nueva revolución social mi pregunta es muy sencilla:
¿Porque nos hace tanta ilusión el cambio de año?

para los romanos el año constaba de diez meses lunares, de marzo a diciembre (que significa literalmente "mes décimo"), y posteriormente (en el S. II a.C.) se le añadieron dos meses más, enero y febrero y es por eso que el día que se añade a los años bisiesto se añade en febrero, porque era el último año del calendario.

los chinos sabemos que usan un calendario lunisolar con los consabidos años basados en animales, actualmente estamos en el año 4704 que corresponde al cerdo/jabalí y entraremos en febrero en el año de la rata.

en el calendario hebreo estamos en el año 5769.

para los musulmanes nos encontramos en el año 1429.

en Persia el año marca el AP 1386 (AP = Anno Persico/Anno Persarum).

por supuesto todas las culturas antiguas desarrollaron su sistema propio de contabilizar el tiempo, con lo que también tenemos el calendario azteca, maya, egipcio, ático (de Atenas, Grecia), la Era Hispánica, durante la Revolución Rusa se instauró un calendario propio (el calendario revolucionario soviético) y también durante la Revolución Francesa se implantó un calendario republicano francés, también hay un calendario Irlandés (basado en la tradición Celta), y desde 1700 hasta 1712 Suecia vivió con un día de diferencia respecto al calendario Juliano. Mucha más información la podéis encontrar aquí.

Así pues, ¿qué significa "cambiar de año"?, el otro día leí en un artículo que el ser humano es optimista por Naturaleza, que siempre pensará que las cosas le irán mejor y no peor, es ese optimismo el que nos hace ver el cambio de año como un "borrón y cuenta nueva en nuestra vida" .

Los cambios no se hacen de un día para otro, son un largo proceso de asimilación, transformación y rutina. Poco a poco, sin grandes metas que nunca alcanzaremos, pero con una visión muy clara de hacia donde nos dirigimos.




P.D. Ahora que lo pienso, ¿habrá sido este cambio de año el impulsor de mi cambio?




Artículos relaci (a-nado)s



4 comentarios:

Mandibula Afilada dijo...

Opino igual que tú. No hay diferencias entre el 31 de un mes y el 1 del siguiente. Pasa lo mismo con los cumpleaños ¿no?

De todas formas, creo que en general al cambiar de año, todos nos sentimos un poco liberados de los lastres y errores que cometidos el año anterior y nos da la sensación de "borrón y cuenta nueva."

juan rafael dijo...

Un blog bastante informativo ¡vaya! me he partido de risa con el video del casting.
He venido por recomendación de Mandibula.
Saludos.

Emma dijo...

Un cambio en ti por el cambio de año? Puede. Un nuevo año, puede que una nueva no vida, pero sí forma de vivirla... Todo lo nuevo contiene grandes expectativas en uno mismo, porque al ser nuevo no contiene nada malo, aunque tampoco bueno. Y como no contiene nada malo ni bueno, no vamos a pararnos a buscar lo malo, no? Queremos lo bueno, y el simple hecho de quererlo y desearlo hace que esté más cercano a uno mismo.
Dicho esto y después de leerlo creo que no sé ni lo que digo...Me aturullo!
Bsts...

yo mismo dijo...

Emma, el nuevo año hace que las expectativas nuevas se renueven en el nuevo proceder de actuaciones renovables (como las energías) y que hace que las nueve nuevas novedades del mes que entra en el año nuevo sea visto como una novedad cuando en realidad sólo estamos viendo una renovación de las novedades novedosas de la conocida como novedosidad de la nueva novedad.

Espero que la respuesta esté a la misma altura que tu comentario
(no quiero entrar en si la altura es mucha o poca, sólo me interesa que esté a la misma).